6 sept. 2013

Día 3 - Oú le rêves realizé... O algo así

"Donde los sueños se hacen realidad" si, bueno, después de estar en París creo que con ese slogan Disney se queda pequeño. ¿Alguna vez les he comentado de lo mucho que adoro a los niños que hablan otros idiomas? Así que se podrán imaginar como estaba en Disney, donde habían criaturitas tan preciosas, súper emocionadas y hablando en todos los idiomas que puedas imaginar (había un montón de españoles también) Disney queda en las afueras de la ciudad, así que tuvimos que soportar una hora de tren para poder llegar, fue una hora de mal humor porque mi papá me estuvo porfiando por donde debíamos irnos ¡Yo hablé con el de la recepción, yo revisé los mapas! Yisus. Además que se supone que íbamos a salir temprano, pero mi alarma sonó y por la misma la apagué, terminamos saliendo a las 10 del hotel y eso tan solo para desayunar en un pequeño café que está por el hotel (¡Donde el mesero me felicitó por mi francés!) Al llegar compramos las entradas y el clima nos bendijo con un día espléndidamente caluroso; puedo decir que es muuuuuuy parecido a la sede de Orlando, pero el castillo es rosado y puedes subirte y las atracciones y el parque están mejor cuidados.

Comienza con la típica calle estadounidense de muchas tiendas, luego una colina y el castillo en el medio, comenzamos por frontierland, con la casa del terror donde los pequeños le suplicaban a sus padres que los sacaran de allí (aunque esperaba más gritos) los hologramas que tienen allí son lo máximo, también nos montamos en la Big Thunder Mountain que es una pequeña montaña rusa que en algunos lados te salpica de agua, el resto de las atracciones era más para ver y para que los pequeños jugaran. Adventureland fue mucho más divertido, hay unas cuevas de piratas y un barco hermoso donde te puedes montar, también hay un puente colgante donde me puse a saltar y la gente me miraba irritada (suuuuper divertido). Hay un crucero de piratas del Caribe que también es muy bueno, te dan un paseo por un fuerte español mientras los muñecos piratas luchan y por último está el templo de Indiana Jones que es una montaña rusa EXCELENTE!!! Te da dos vueltas de 360• y va rapidísimo, en esta me monté sola porque a ellos no les gusta nada de eso. Bleh.

Fantasyland es más awwww, la magia de las princesas y todo eso, fuimos al castillo que tiene vitrales hermosos que narra la historia de la bella durmiente y tiene tiendas donde se pueden comprar vestidos para las princesitas y es hermoso ver a las niñas corriendo por allí vestidas así. Hay un carrusel ENOOOOORME a las afueras del castillo, pero la cola era ETEEEEERNA. De las atracciones que más me gustó de todo el parque fue el laberinto de Alicia, que son unos jardines donde te pierdes, te mojan, te encuentras con los personajes del cuento y es muy divertido. También hay tazas giratorias y puedes volar sobre la espalda de dumbo o recorrer el bosque con los siete enanos y blancanieves (no probé ninguno zZzZzZzZz) el crucero por los cuentos tampoco vale la pena, es muy aburrido. "It's a small world" está muuucho mejor que el estadounidense, es precioso y casi parece nuevo.

Por último está Discoveriland, la tierra del futuro, que fue el mundo que más me gustó, tienen una atracción de Buzz Lightyear donde le tienes que disparar a Zodd desde un carrito, un simulador de una aventura espacial y la Space Mountain 2 que es una montaña rusa tan rápida que me sacó lágrimas de los ojos!!! FUE EXCELENTE!!

Con eso terminamos con Disney, aunque no nos quedamos a ver el espectáculo de fuegos artificiales por lo lejos que es el parque y que el metro lo cierran a las 11. Así que regresamos y cenamos en el café donde desayunamos, en el cual había wifi y mi madre se volvió loca y empezó a escribirle a mis tías. Sigh. Llegamos al hotel tipo siete, entonces baje a que me dijeran donde tenía que tomar el tren para Bruselas y había una venezolana que tenía a sus hijos en la calle y no le reconocían la reservación y quería hablar con el gerente y el recepcionista dedicado a atenderme a mi, buscándome los trenes, horarios y así. Mientras él hacía eso, llegó un mexicano que se puso a hablarnos y era de lo más cómico (demasiado pegado) y había vivido en parís (la ciudad de la fiesta según él) y en Londres y me dijo que parecía de 25 años. Hasta allí me cayó bien.

Terminados en la recepción, terminado el día, mañana al parecer vamos a Versailles.

Au revoir!

PD: los franceses siguen siendo amables.

PD2: ¡Me siguen comprendiendo!

PD3: desde el metro se ve la torre, fue precioso verla sorpresivamente de noche.

PD4: Disney apesta a europeos.

PD5: sonreirle a chicos hermosos que van en bicicleta puede ser peligroso: tienes el riesgo de que te regresen la sonrisa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario