28 sept. 2014

Día 13 - Cotidianidad.

Como mis padres se fueron a la misa del Vaticano a las 0630 anto y yo dormimos hasta las 1100 porque simplemente no iban a llegar antes. Pero cuando se hicieron las dos de la tarde y los señores no habían llegado fue preocupante. Solo para que llegaran a las 0300 felices de la vida porque no sólo habían visto al Papa francisco, sino también a Benedicto y a Andrea Bocelli, que justamente hoy estaba invitado para cantar al comienzo de la misa. Uy, que rabia me dio no pararme temprano (un poco, tampoco tanto) además que tenían excelentes asientos (cuarta fila desde donde estaba el Papa). Cuando se les pasó la emoción fuimos a comer cerca del hotel, pero mi papá dejó la llave dentro de la habitación y tuvimos que esperar que fueran y la abrieran y eso. Después de comer regresamos a morsear a la habitación y morseamos un poco.

Luego yo me puse fastidiosa y nos fuimos caminando al Coliseo, donde nos cerraron la puerta en la cara a mi hermana y a mi, nos quedamos un rato y pudimos ver como unos gringos locos disfrazados con espadas, capas y escudos gritaban "Maximus" y peleaban de mentiras hasta que llegó la policía y los corrió. Yo aplaudi, fue muy divertido. Intentaban regresar pero la poli los seguía corriendo.

Vimos la puesta de sol sobre el coliseo, se me había olvidado que una de las cosas que más amo de Roma es como el sol pareciera ser absorbido por las estructuras y que llega a todos los rincones de la ciudad, es simplemente majestuoso y muy bien pensado. 

Caminamos un poco por aahí y vayamos por las calles para regresar al hotel, los días se nos acaban y creo que llevo una vida aquí, no sólo 13 días. 

27 sept. 2014

Día 12 - "Stai buona."

Hoy si que nos paramos temprano, queríamos ir a los museos (hoy están gratis y las colas no deben ser normales, además que es el día del turista) y mi primo se regresaba a Rimini y teníamos que hacer todo rápido. A pesar que me desperté a las 0730 terminamos saliendo a las 0900 y con llegar al metro sabíamos que iba a ser un día concurrido. Casi ni podíamos entrar y cuando llegamos a los museos queríamos morir. La cola llegaba a la entrada de la basílica (les pusiera un mapa pero es complicado hacerlo desde el teléfono), pero es muuuuucho. Mi primo, mi hermana y yo nos acercamos al principio de la cola para preguntar si era gratis y aprovechamos de preguntar a una señora que estaba a punto de entrar: tenía dos horas y media esperando. DOS HORAS Y MEDIA. Como siempre hay gente viva, los chicos de los tours estaban paseándose por la cola ofreciendo sus servicios (¡a pesar que el museo estaba gratis!) lo único bueno era que te hacían saltar la cola.

Valoramos las cosas y después de encontrar al más barato (15€ c/u casi el precio de la entrada en días regulares) decidimos entrar con un tour, lo único malo era que salía en 40 minutos así que aprovechamos de entrar en varias tiendas a curiosear para hacer tiempo y luego entramos saltandonos la cola del infierno ¡ha! El museo es maravilloso, tiene unas colecciones impresionantes y divinas y no se podía ver mucho por la cantidad anormal de turistas que había. Ugh. Paseamos por el jardín de la piña, por las diferentes galerias, el museo egipcio (el cual fue un rollo para encontrar, incluso terminamos en el museo grecorromano y tuvimos que pedir indicaciones) y luego queríamos ir derechito a la capilla sixtina, pero noooooooo había que pasar por miles de salas antes y había tanta gente que me sentía como en un rebaño.

La hermosa capilla que pintó Miguel Ángel es magnífica, pasé como media hora detallando cuadro por cuadro las escenas que describía y cada vez me parece más que hay mucho más de lo que nos dicen que hay (todo eso mientras los guardias acosaban a la gente para que no tomara fotos y hablaban por los micrófonos) cuando todos nos saciamos de la preciosa vista decidimos que era tiempo de irnos, aún teníamos que ir al hotel por la maleta y comer. Pero tuvimos que pasar con el rebaño por mil salas más y luego luchar por encontrar la salida. Realmente no recomiendo ir a los museos los días así (ni con personas a las que el arte las aburra, no tiene gracia) nos regresamos en el metro que ahora estaba mucho más lleno porque hoy jugaba la Roma y quería matar a medio mundo. Rápidamente fuimos hasta el hotel, tomamos la maleta y regresamos al terminal. Quedaban 20minutos, así que comimos en el McDonald's #yolo.

Despedir a mi primo, después de pasar tan poco tiempo con él, me sacó un par de lágrimas enormes. Me encanta que esté aquí, que le vaya tan bien y que podamos hacer este tipo de cosas como salir y conocer y más; pero sigue siendo mi primo, con quién me crié, a quien siempre tuve cerca y ahora está muy lejos (FinDelMomentoCursi) sin embargo fue genial despedirnos desde la estación y él en el tren. Ya un poco más holgados de tiempo decidimos ir a la piazza spagna de nuevo, mi hermana quiere un bolso y allá están las tiendas y bueno, allá fuimos.

Gran error. Grave. Gravisimo. ESTABA A REVENTAR DE GENTE. Además de ser el día del turista, es el fin de semana de rebajas y el juego de la Roma. La hermosa plaza que habíamos visitado hace dos noches y en la que nos pudimos sentar tranquilos ahora estaba abarrotada de gente. No se podía entrar a las tiendas y si lo hacías no había nadie que te atendiera y todo volaba por los aires y ya estaba cansada y de mal humor. Después de que mi hermana se resignara caminamos hasta el hotel (otro gran error) había gente por todos lados (incluso policía antimotin y me hizo sentir en la plaza Altamira) y una paloma me hizo su gracia mientras me tomaba una selfie con el monumento a enmanuelle. Cabe destacar que el grito que pegué no fue normal y mucha gente en la plaza se rió, yo solo me estaba muriendo del asco. No sólo odio a las palomas, sino que de paso viene esta y me caga. Estaba de peor humor, claramente. Quería quitarme la camisa y ponerme el suéter pero había tantos policías que no quería que me llevaran presa por escándalo público.

Al llegar al hotel me quité la camisa de una, me hice una cena gorda y leí hasta quedarme dormida.

Día 11 - <3

Hoy nos despertamos temprano para despedir a Pati, pero luego entre una cosa y otra se pasó el tiempo y terminamos saliendo tarde. Como siempre. Decidimos no odiarnos tanto y usar el metro, lo cual fue complicado porque ninguno tenía sencillo y tuvimos que hacer una cola de setenta personas (al menos yo la hice, ellos resolvieron como comprar los boletos) mi hermana y mi mamá no dejaban de quejarse de lo feo que es el metro de Roma (para mi se parece al de ccs) pero preferían estar ahí que cruzando la ciudad a pie. Nos bajamos en la estación ottaviano y buscamos la vía principal para llegar al Vaticano de frente y que la vista de la basílica fuera la mejor. Hacia un sol para morir incinerado, pero al menos era un buen día para estar al aire libre.

Es tan majestuoso como lo fue la primera vez que lo vi. Me encanta llegarle por la vía principal, simplemente te quita el aliento. Caminamos hasta la plaza san pedro y mi hermana y yo nos metimos en la cola para entrar a la basílica mientras mis padres y mi primo iban a buscar entradas para la misa del domingo (una misa especial, al parecer) Anto y yo nos estábamos achicharrando bajo el sol, jugábamos a ponernos como árabes y la enorme cola avanzaba demasiado rápido. Tanto que antes de lo previsto estábamos al frente y mis padres no llegaban. Así que dejamos pasar a la gente y esperamos, esperamos, esperamos... Para cuando ellos aparecieron pudimos haber hecho la cola otra vez. Pero en fin. Entramos.

Es una iglesia impresionante, la primera vez que vine me pareció que a los romanos les gustaba todo grande y sigo creyendolo fervientemente. Mi mamá, que es una católica empedernida, se puso a rezar en cada banco que veía. En el segundo, mi primo, mi hermana y yo nos aburrimos y mi papá dijo que fuéramos a nuestro ritmo y nos viéramos en la cúpula (al principio me opuse, siempre es mala idea separarse cuando no te puedes comunicar, pero mi mamá se tardaba mucho y hay que aprovechar el tiempo)
Así que nos fuimos y vimos la capilla en todo su esplendor, nos acercabamos a los tours y traduciamos lo que decían para ir entendiendo que veíamos (mi primo los de italiano y yo los de inglés). Fue divertido (me recordó que ayer en el coliseo hice lo mismo pero en voz alta hacia mi familia y la guía me miró odio). Pudimos ver el enorme altar de cerca, justo antes que lo cerraran (¡ha!), vimos la tablita con los nombres de todos los papas, entramos a la tienda del pequeño museo que hay dentro (dónde el chico que atendía era que si mi futuro marido, demasiado bello en la vida, incluso después que salí regresé a tomarme una foto con él porque I mean tenía que hacerlo) terminamos saliendo de la iglesia y no vimos la gruta hacia las tumbas de los papas, así que le preguntamos a un policía y nos explicó dónde y tuvimos que volver a entrar y ver que la puerta está que si escondidisisisisima.

Pero es genial bajar a ver y alejarse del desastre que hay arriba (por cierto, ya subieron a Juan Pablo II) con eso dimos terminada la visita a la basílica, así que nos encaminamos a la cúpula, lo cual suponía otra cola. No había casi gente así que llegamos rápido, solo para ver que no aceptaban tarjeta, sino efectivo. Y yo no tenía efectivo porque mis padres lo tenían. Así que nos salimos de la cola y fue todo un show porque íbamos a subir en ascensor pero sólo nos alcanzaba la plata (y a penas) para subir por las escaleras y eran casi 600 y no sabíamos si ellos habían subido o no y era terrible pues. Terminamos subiendo, arriesgando unos 15€ que no volverán; si van, paguen el ascensor, LAS ESCALERAS SON LA MUERTE pero con mi hermana y mi primo fue demasiado divertido y canson, pero divertido al fin. Hubo momentos donde pensabas que no ibas a llegar o que las piernas te dicen que no llegaran, pero eventualmente lo hicimos y llegamos a la cúpula como unos cerdos sudados. 

Y mis padres ni siquiera estaban hay. Dimos una vuelta de reconocimiento y nada. Disfrutamos de las buenas vistas y el mal olor de algunos, pero mis padres no estaban por ningún lado. Esperamos allí 40minutos y luego bajamos, como es un camino estrecho nos íbamos tomando selfies para tapar el paso y molestar a otros turistas. Solo porque podíamos pues. Al descender mi papá llamó a mi primo (cosa que yo había pensado, pero que debió salir bien caro) y le dijo que estaban afuera de la iglesia. Así que corrimos por las escaleras y los encontramos justo abajo mientras la guardia suiza hacia su cambio de guardia. Todo muy a tiempo. 

Como ya no daba tiempo de ir a los museos, nos fuimos a comer por ahí cerca (muy buena la comida) y luego nos fuimos hasta el Castillo Sant Angello, que de noche es hermoso (aunque el puente de los ángeles está muy descuidado y feo) y nos quedamos junto al río Tevere un rato, luego seguimos caminando hasta la piazza spagna dónde nos sentamos en las escaleras, vimos la fuente, todas las tiendas que hay alrededor y todo despacio. Luego caminamos hasta la piazza del popolo y es enoooooorme y ya no tenía batería así que no hay fotos, pero es inmensa y mucho más vacía que la spagna (claro que esta es famosa por las tiendas y nadie se resiste a eso) ya estábamos medio muertos del cansancio así que regresamos tranquilamente al hotel. 

PD: media roma está en restauración, así que hay andamios en todos lados. 

PD2: había unas chicas vestidas de la Roma que vendían los tickets para el juego. Pero sólo le preguntaban a los hombres. Que sexista. 


25 sept. 2014

Día 10 - De vuelta a ti.

5.30 am y todos despiertos. Casi es una tortura. Gracias a Dios había dejado la maleta lista anoche o jamás lo hubiese logrado (de hecho, no encuentro mi cargador) pero logramos todos salir a tiempo para caminar hasta la estación de trenes bajo un cielo todavía oscuro y un viento helado otoñal, como llevábamos las maletas nos hemos tardado más de lo usual, pero esta vez no hemos perdido el tren o el bus ni nada. De hecho, nuestro tren tenía un retraso de quince minutos y todo iba de maravilla. Nos montamos en el tren, un precioso freccia bianca que andaba como la seda hasta que se frenó y mi primo nos comunicó que alguien se había lanzado a las vías del tren y que tendríamos que esperar ¡Una hora! Se suponía que habíamos salido en el tren más tempranero en dirección q Roma para poder aprovechar el día libre de Pa, íbamos a llega a las 9am, pero gracias al inconveniente nuestro rápido viaje de dos horas y media terminó siendo de seis horas. Todos durmieron en el tren, yo ahogaba mi rabia en Nutella. 

Al llegar a Roma estaba nublado y lloviendo, por suerte el hotel quedaba cerca de la estación (aunque tan cerca que no lo encontrábamos y literalmente estaba tras nosotros. La sra que nos atendió era insoportable y hubo un momento donde quise golpearla en la cara e irme sin hacer el check-in, pero como todos somos grandes y civilizados terminé con la reserva y nos quedamos en el gran apartamento. Dejamos las maletas y nos fuimos al primer restaurante en el que comí con mi papá y mi tío la primera vez que vinimos. De nuevo estaba excelente. Luego comenzamos a caminar por la ciudad eterna, la primera vez que vine me enamoré de esta ciudad, hoy está gris, sucia, se ve el monóxido sobre las calles y la gente está más insoportable. No mi piace. 

Pasamos por el monumento a Enmanuel, caminamos hasta el Coliseo y allá nos quedamos un rato, vimos el arco de Constantino, el foro romano y salió el y tomamos mejores fotos. Luego nos encaminamos a la plaza Navona (al otro lado de la ciudad) mientras llegábamos pasamos por la Fontana di Trevi que está en reconstrucción (¡no vengan a Roma hasta el 2016!) y fue un fiasco total, casi ni se veía la estructura y obviamente no había agua ni majestuosidad ni nada. Seguimos caminando y mi mamá quería unas castañas y el sr era insoportable y decía que no escuchaba y ugh. Pasamos por el Panteón, hermoso y enorme, como siempre y la plaza que tiene en frente estaba full y el atardecer caía por las calles y ruleó mucho. Seguimos nuestra travesía hasta que mil años después logramos llegar. Parece que hay racionamiento de agua en la ciudad. La plaza es preciosa, de mis eternas favoritas, es amplia, las fuentes son preciosas y hay espacio para todo. Allí nos comimos unos helados muy caros y muy malos (no encontré la heladería que me gustaba) y nos sentamos un rato. Luego nos metimos a un bar para comer una pizza y el mesonero también era gruñón (¿qué pasa con esta gente?) y nos hartamos así que a penas terminamos de comer nos fuimos. 

Pasamos por el área sacra (yo la quería ver de noche) y también me pareció una estafa, nada mayor a ruinas en el medio de la ciudad. Regresamos caminando y yo iba cantando como radio loco, feliz por estar aquí de nuevo e ignorando lo cansados que se sentían mis compañeros. 

Al llegar al hotel todos caímos muertos, no sin antes hablar infinitas cosas mi hermana, primo y su novia. La cual hace imitaciones de mi familia a la perfección. 

PD: estaba de un pésimo humor xq moría de hambre. 

PD2: hay demasiados alemanes y españoles turisteando. 

Día 9 - Hacer nada también es hacer algo.

Basta con decir que no me quité el pijama en todo el día. Me estoy tomando este viaje como si ya viviera aquí y todo. 

Además que los chicos hicieron todo. Mi papá hizo una pasta con mariscos y como mi primo estaba trabajando tuvimos que esperarlo y todos moríamos de hambre y el tiempo pasaba lento y la comida se enfriaba y cuando por fin llegó fue como el cielo. Luego de comer, continuamos a hacer nada, claramente. 

 Mi primo y su amigo salieron a comprar lo que faltaba. Mi primo armó una cama. Su amigo hizo kebabs. Lo único que yo hice fue fregar, leer, morsear y ser feliz. 

PD: vine a hacer tareas al otro lado del mundo

PD2: tengo un postgrado en hacer maletas. 

PD3: nos acostamos a las 2am y el tren sale a las 7. Yupi. 

Día 8 - Feliz cumple, Pa.

Como ayer nos quedamos despiertos hasta más tarde de lo normal, nos paramos más temprano de lo normal (#FuckLogic) por el cumple de Pati vino su mamá e hizo un almuerzo (pasta con la receta de la nonna, o sea, desde cero) del que todos disfrutamos encantados y quedamos tan llenos que queríamos rodar. Como la cumpleañera tenía que trabajar, nosotros nos fuimos a gordear al centro a una de las gelaterias a donde nos quería llevar mi primo, está de más decir que todo estaba delicioso. Caminamos de nuevo el centro, entramos a unas tiendas, jugamos una partida de bingo (¡casi ganamos por un número!) y caminamos hacia el arco de Augusto a tomarnos fotos. Todo eso era para hacer tiempo y esperar a que Pa saliera. Claro. 

Como hoy oficialmente comienza el otoño, el frío está cada vez más intenso. Mi primo salió sin suéter y estaba sufriendo por la vida. Caminamos al apartamento y llegamos antes que Pati, su hermana mayor trajo cinco pizzas enoooooormes, de todos los sabores y riquiquisisisisisimas. Luego llegó Pa y comimos como si no hubiese mañana, cantamos cumpleaños (en español e italiano) e hicimos bulla como solo los venezolanos sabemos a hacer. Hasta bien entrada la madrugada. 

22 sept. 2014

Día 7 - San Granizo.

Logramos pararnos un poco más temprano esta vez, mi papá hizo una tortilla española, mi primo sorprendió a su novia con la llegada de unos amigos y nos encaminamos a San Marino. Como mi primo y pa tenían que trabajar, estábamos solos hoy. Así que caminamos hasta la estación y preguntamos por los buses a San Marino, como todavía faltaba una hora para el próximo autobús nos metimos en burger King y comimos unas enormes hamburguesas.

Ya cuando estábamos en el bus me puse a hacerle caras a una pequeña niña rusa que tenía en frente (hasta que su mamá se dio cuenta, la regaño y la puso a dormir) el viaje hasta san marino es de una hora, sales de Rimini y te das la tarea de subir por una montaña hasta llegar a la ciudad medieval de tres castillos. Nos hacía buen clima así que íbamos piano, piano por las calles viendo las tiendas (de espadas y pistolas y marcas famosas), mi hermana y mi mamá querían ir al baño así que estuvimos esperando. Vi como la neblina descendía y engullia la luz del sol. Oh, oh. Mi hermana había leído que iba a llover y a penas salieron ellas del baño pensábamos que eso era lo que pasaba, pero no...

ESTABA GRANIZANDO. PIEDRAS DE HIELO CAIAN DEL CIELO Y NOSOTROS NO TENIAMOS NI MEDIO PARAGUAS.

Ok, no les diré que es una experiencia que no me gustaría haber vivido, porque si pues fue genial, pero solamente después de que pasó porque tenía pánico de que me golpeara la cabeza (me cayó una en la pierna y fue curioso). Nos refugiamos en una tienda que vendía alcohol y tenían monedas de todos los países (mi hermana le dio una de Venezuela al sr) y pasamos el rato ahí. El viento era fuerte y la lluvia también. Para cuando terminó ya no nos daba chance de subir a los castillos así que bajamos (yo molesta, claramente) estaba entre lloviendo y no, mis padres corrían y yo simplemente caminaba congelandome bajo la lluvia. Hay cosas que simplemente hay que hacer.

Encontramos el museo de la tortura y ni hermana y yo entramos (super creepy!) luego bajamos al bus y vimos como se iba. De nuevo. Así que subimos a un café por un tiramisu y un cappuccino mientras esperábamos que pasara la hora (como pueden ver, comer es la mejor manera de pasar el tiempo). El atardecer pasó entre la nubes y luego nosotros empezamos a bajar. El bus estaba lleno de borrachos peorros así que dormí todo el camino. Igual no se veía nada.

Al llegar a Rimini hablé con mi primo y fuimos hasta la casa para cambiarnos los zapatos (estábamos empapados) y esperamos un rato hasta irnos al muelle para esperar el cumple de pa. Pero el restaurante estaba cerrado así que fuimos a nuestro café favorito a esperarlos. El frío que hacía era anormal y después de que ellos llegaron comenzaron unos vientos huracanados demasiado locos, tanto así que todos los carros comenzaron a irse, la gente corría y las matas de limones que estaban afuera del pequeño café se voltearon. Esperamos a que dieran las doce y cantamos el "Tanti auguri" para pati. Luego nos fuimos caminando hasta la casa, el muelle estaba inundado, el viento hacia ruido al colarse por las cuerdas de los barcos y todo era muy creepy. 

Al llegar a ccasa, habían más sorpresas para pati y todo fue muy lindo y estábamos muy cansados también. 

PD: estoy ansiosa porque comencé clases y no sé, estoy como a 8000km de distancia.

PD2: Pero YOLO.