27 mar. 2015

A ti que te vas - o que te fuiste.

Primero que nada quiero decirte que esta carta no es para disuadirte de tu decisión, es simplemente un último recuerdo para ti que vas mientras yo me quedo. Y no lo digo a manera de queja o reclamo; después de todo cada quien es dueño de sus planes y sueños; y aunque comprenda tus razones para marcharte, aun no las comparto lo suficiente, por lo que te dedicaré las siguientes palabras:

Espero que hayas tenido suerte con todo el papeleo que tuviste que hacer, que te hayan tocado los funcionarios menos gruñones y más eficientes, que hayas finalizado todos tus trámites y que en ese último viaje por carretera hayas disfrutado de manejar entre las montañas y al ras de las nubes, viendo el oro trigueño de nuestros jardines eternos y espiando entre los árboles a la luna o al sol. Que hayas sentido el asfalto bajo las ruedas del carro y ese brinco agitado en el corazón cuando esquivas una irregularidad. Que hayas tenido una despedida adecuada y hayas hecho la promesa de volver para visitar.

Porque hay algo curioso sobre poder elegir qué vamos a extrañar.

Y como adoramos extrañar lo que ya no tenemos, para ti serán las hallacas en navidad, los días feriados y el clima tropical,  para mí serás tú y todo lo que dejas aquí,  porque no te va a pesar irte sino todo lo que dejas. Y verás que con lo mucho que ayuda Skype, en realidad no ayuda tanto. Quizás estoy omitiendo la carismática personalidad de nuestra gente o su ingenio o lo sencillo que es todo en el país de lo posible, pero tú ya debes saber bastante de eso.

También te quiero advertir que cuando escuches “Venezuela”, así estés nuevamente en nuestro territorio, probablemente empezarás a llorar o se te hará un nudo en la garganta; porque una vez que te despides de la cromointerferencia ambientación de color aditivo de Cruz Diez en el aeropuerto de Maiquetía no hay forma de que sientas esa canción igual. O que veas nuestra bandera y no te acerques a ver quién es o si escuchas nuestro acento no quieras iniciar una conversación.  Porque son cosas que ocurrirán e incluso no te darás cuenta, es como buscar la pieza que siempre faltará del rompecabezas.

Pero no te agobies, esto pasará. Así como el ansia de buscar las diferencias y similitudes para formar un nuevo hogar, la nostalgia por el sabor de la comida y la costumbre de hacer el cambio a nuestra moneda. Las nuevas costumbres y rutinas, la cultura y sus particularidades,  la gente y las nuevas posibilidades, intentarán colarse en ti; pero la sangre que corre por tus venas siempre será tricolor con vinotinto, porque los atropellos a nuestro país los vivirás conmigo, porque te enorgullecerás de sus triunfos y, sobre todo, porque dejas un pedacito de tu corazón en esta tierra que te vio crecer.

Así que espero que hayas doblado bien tus sueños y los hayas empacado en la maleta. Porque una vida no cabe en ella, pero los sueños si.



17 mar. 2015

Semestre IX - Casi, casi

Eeeeh. Me emocioné con las vacaciones. Esa es la verdad. Y en semana y media [[que es todo lo que tendré de mis últimas vacaciones inter-semestrales, si Dios quiere]] me dediqué a dormir, leer, comer y cocinar. Les diría que lo siento, pero no sería verdad.

Nos tocó psicoanálisis
Lo que si es verdad es que terminé otro semestre en la espléndida Universidad Central de Venezuela, así que, si están llevando la cuenta, habrán notado que es el noveno. Lo cual quiere decir que me queda un semestre [[el cual comencé el miércoles]]. Recordarán que comencé el noveno semestre el 01/12 del año pasado y que cursé ocho materias. Una de ellas no pertenecía a la mención, pero era obligatoria, se llamaba Teorías Psicológicas lo que se suponía tenía que ser un salón mixto de todas las menciones, resultó ser un salón de Clínica y Dinámica con un par de personas de Social y una de Asesoramiento, además que eramos como doce en el salón de clase. En un principio, sentía que era el peor tiempo invertido de la vida y de paso el horario era terrible [[de 5.30-7]]; pero hubo una pregunta que la profe nos hizo el primer día y a la cual dedicaré un post luego, era más o menos como Hoy, primero de diciembre del dos mil quince, ¿Qué los hace estar aquí? ¿Qué los mantiene estudiando psicología? ¿Por qué la eligieron en primer lugar?. Luego de eso la clase se resumía en personas que no leían y no las preparaban y en un repaso de materias que vimos en primer semestre y en responder todas las preguntas porque teníamos una clase de la mención que nos preparaba para todo eso así que parecía que leíamos para esa. Ja. Las evaluaciones fueron algo confusas: un examen tipo escupe-todo-lo-que-sepas-y-más, un ensayo reflexivo y personal y un debate que fue verdaderamente patético porque no nos dieron los temas a tiempo y todos estuvimos lanzando flechas por la vida.

Ya con las materias de la mención, cursé cuatro y lo que pensé sería un semestre genialoso por todo lo que iba a ver se convirtió en uno de los más pesados. Una de las materias fue Retardo en el Desarrollo, el de la materia fue excelente, el material estaba muy completo y tuvimos una unidad que fue fundamental para el desarrollo de mi tesis así que no puedo quejarme; tuvimos invitados [[unos excelentes, otros erh]], los ejemplos que creía increíbles que se decían en clases eran realmente los que salían en las guías [[de lo cual me daba cuenta cuando estudiaba para el examen, claro]] y los exámenes eran... Extraños. Eran como preguntas abiertas de una línea que tenías que leer bien para saber que responder, o al menos así fue el primero, luego tuvimos otro que estaba aun más fácil y el último fue casi un chiste. Fue muy extraño todo, pero tengo buen material para trabajar con niños so.

Otra de las materias que vi este semestre fue Criminología que por más interesante que creí que fuera a ser... No lo fue. Ni un poquito. Quiero decir, teníamos estos profesores que por primera vez se encargaban de la materia y ni siquiera eran de nuestra mención así que nos hablaban de la de ellos y no intentaban sino que hiciéramos las cosas a su manera. Incluso me llamaron al departamento porque habían recibido una queja de mi comportamiento. I mean. Ugh. Otra cosa importante fue que la única evaluación era un ensayo con defensa, lo cual al principio pensé que era genial porque un ensayo pocas veces puede estar mal, pero con el desarrollo de las clases se convirtió en una pesadilla porque eran temas pesados que no quería interpretar. En fin. Fue... Una experiencia diferente que me alegro haya terminado.

Seguimos con Prácticas III, lo cual se lee como tres pacientes, tres informes, tres resúmenes, tres esquemas. Wuju. Esta es la materia donde se suma todo lo que has aprendido y tienes la oportunidad de ejercerlo con un paciente. Lo cual es genial porque puedes ver el fruto de todas las horas de estudio y que realmente has aprendido un montón de cosas útiles para la profesión y para la vida. Lo que no era tan genial era tener asesorías con tres personas más, es decir, analizar dieciséis casos. Y ni siquiera era que me molestaran mis compañeros, porque los adoro muchito y son super inteligentes y aportan perspectivas muy interesantes que yo probablemente no habría considerado; era solo que fue un montón de llegadas y salidas tardes, de tener un profesor que se iba por las ramas y al cual no estaba acostumbrada [[tuvimos un cambio de profe, btw]] y que incluso decía groserías [[demándenme por ser vieja escuela]].

La última materia de la mención que cursé este semestre fue Teoría de los Tratamientos la cual pensaba que iba a ser el peor dolor en el trasero, pensaba que sería sobre de donde surgió cada tratamiento y ¿Quién quiere más historia?. Pero no, terminó siendo la sorpresa del semestre. Y una buena, para variar. No solo hizo que nos cuestionara que tipo de psicólogos somos y vamos a hacer, cómo y cuando actuaremos bajo determinado paradigma y la genial exposición de la formula más compleja y completa que, hasta ahora y según lo que creo, explica el comportamiento humano. MATEMÁTICA EN PSICOLOGÍA. Claro que estaba feliz, ja. Aunque no fuera el tipo de [[y si lo hacía no me di cuenta]] y las clases, a pesar de ser de tres horas, pasaban rápido [[en su mayoría]]
matemática donde sustituyes elementos o despejas una incógnita. Las clases eran preparadas por nosotros, el profesor las guiaba en base al esquema que le entregábamos y luego podíamos presentar el examen cuando quisiéramos una vez que los temas se acabaran, el cual era verbal y de tipo analítico y diferente a cualquier examen que hubiese presentado antes en la Escuela. Otra cosa importante sobre esta materia es que el profesor que teníamos era super joven y sabía demasiado, no había pregunta que no contestara o que regresara para luego contestarla

Sé que tan solo van cinco materias, pero creo que es importante aclarar algo a este punto. Los profesores fueron un punto muy importante para mí en la percepción que tuve del semestre. En un principio estaba enfrascada en que eran profesores noveles [[Yep, cada uno de ellos]]; pero luego estaba el profesor de la última materia que les describí y me di cuenta que las cosas simplemente no eran así, hay más que un título en educación o pedagogía o el conocimiento que te hace ser profesor [[que te hace ser cualquier cosa, la verdad]] y es la disposición que tengas para enfrentar ese hecho. No es que seas joven o viejo, que sepas mucho o poco; sino que confíes en ello y sepas como demostrarlo. Ir más allá del molde, lo cual a la gente le molesta porque requiere mucho más esfuerzo, claro. Así que si, fue un semestre para descubrir un montón de cosas, desde ver cómo afecta un profesor en la materia que da hasta descubrir que no todos los noveles son malos.

Ya en las otras tres materias fue todo mucho más relajado ¿Que cómo digo eso si la Tesis está incluída allí? Sencillo: Organización [[ser una loca del control también ayuda]] La verdad es que tengo un compañero de tesis que siempre está en la misma página que yo y una co-compañera dispuesta siempre a trabajar en la tesis en las horas que teníamos libres entre clases, así que sí, esa parte fue sencilla. Todo custodiado por una tutora genial que siempre encuentra soluciones a los problemas. El Servicio Comunitario está avanzando cada día aunque trabajar con doctores sea algo difícil, es impresionante como algunos de ellos se pueden considerar una especie superior. Y la materia que me falta es una que estaba diseñada en torno a mi tesis, así que no fue más allá que el peso de una pluma en mi hombro.

Cartelera de asignación de Consultorios
En cuanto a las actividades extra-académicas: me uní al equipo de fútbol de la Escuela, sigo de pasante en el servicio, fui la representante estudiantil principal en la comisión electoral de mi Facultad [[estuve desde las seis de la mañana hasta las doce en la Universidad, gracias]], no fui delegada de nada y estuve al pendiente de todo. Como siempre hago. La verdad es que fue un semestre valioso, pero en el área personal. Con tantos ensayos terminé conociéndome más, con tantos altercados, aprendí a controlarme más [[y a cuando dejarme ir]], aprendí que los amigos llegan y se van y algunos permanecen y otros un día simplemente no te saludan en el pasillo, que las personas con las que estudio son sumamente inteligentes, quizás no todos, pero la mayoría. Y lo que hay en las mentes de aquellas que no hablan, pero es super valioso y cuando te lo dicen solo quieres que lo repitan en voz alta para que todos escuchen esa maravilla. También que a veces necesitas ver exactamente
Almorzando <3 i="">
el mismo contenido que viste cuando comenzaste, para darte cuenta de lo mucho que has cambiado y aprendido, y que el análisis que tenían en ese entonces no es el mismo.

Escapados
Que las personas que están dispuestas a hacer algo por ti, simplemente lo hacen. Que jugar fútbol es sumamente divertido, pero la preparación física no lo es tanto. De visitar partes de Caracas que no conocía. De pintar un tablero para darle color a la oficina mientras organizas los consultorios de los terapeutas, de encontrarle morados a tu compañero de tesis, de tomar fotos durante clases, hacer caras y simplemente vegetar por temas que no te interesan. De saltarse clases para ir a Mokambo. De que te convenzan que la mente existe. De que el pasillo sea la mejor cama, de cambiar los miércoles de donas a los lunes y que otros se unan a la tradición. De amar más que nunca tu casa de estudio. De jugar con los pacientes de tus compañeros porque son niños adorables. De seguir saludando de la misma manera después de cuatro años, de que a pesar que no hablen todos los días, el cariño siga siendo el mismo. De tener el mejor grupo de prácticas. De pintarte la mano en una clase aburrida. De que tu tesis sea aprobada. De entrar a quirófano a pesar de no ser doctor. De escaparte una noche al teatro. De que te citen en el pizarrón. De salirme con la mía casi siempre y de aprender de todo. De correr entre los aspersores en un jardín de la Universidad de noche. De correr entre donde atiendes a donde estudias. De fantasmas bautizados.

Y de tener el mejor triángulo que pudieras desear.
Somos un triángulo porque somos tres y decir trío sonaba raro ¿O.K?


Pasillo <3 i="">
Noche de teatro
El regalo más bonito
Lunes de donas con la cuchu
Una pasante aburrida
De paseo por el centro
Miércoles de donas 

La familia feliz [[Soy Audrey]]


Nadie está aburrido antes de clases
Almuerzo con mi tutora y el triángulo
Décimo no significa madurez
 

Escapada a la playa
Vista desde dirección
Marco teórico
Pasante aburrida con tacos
Los psicólogos hacemos de todo.
Hasta rescatar nidos de pajaritos
Fin de semestre :D