25 sept. 2014

Día 8 - Feliz cumple, Pa.

Como ayer nos quedamos despiertos hasta más tarde de lo normal, nos paramos más temprano de lo normal (#FuckLogic) por el cumple de Pati vino su mamá e hizo un almuerzo (pasta con la receta de la nonna, o sea, desde cero) del que todos disfrutamos encantados y quedamos tan llenos que queríamos rodar. Como la cumpleañera tenía que trabajar, nosotros nos fuimos a gordear al centro a una de las gelaterias a donde nos quería llevar mi primo, está de más decir que todo estaba delicioso. Caminamos de nuevo el centro, entramos a unas tiendas, jugamos una partida de bingo (¡casi ganamos por un número!) y caminamos hacia el arco de Augusto a tomarnos fotos. Todo eso era para hacer tiempo y esperar a que Pa saliera. Claro. 

Como hoy oficialmente comienza el otoño, el frío está cada vez más intenso. Mi primo salió sin suéter y estaba sufriendo por la vida. Caminamos al apartamento y llegamos antes que Pati, su hermana mayor trajo cinco pizzas enoooooormes, de todos los sabores y riquiquisisisisisimas. Luego llegó Pa y comimos como si no hubiese mañana, cantamos cumpleaños (en español e italiano) e hicimos bulla como solo los venezolanos sabemos a hacer. Hasta bien entrada la madrugada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario