17 sept. 2014

Día 2 - Mejor vayamos en bici.

Lo siento. Ayer me quedé profundamente dormida y no hay nadie que pudiese haber hecho algo al respecto. Quizás cuando lean mi día me comprendan más. 

Después del maratón de trenes y kilómetros que nos lanzamos ayer, esta mañana cuando sonó la alarma no me pude parar, papá me dijo que siguiera durmiendo y esa orden era lo suficientemente fácil para poder seguirla. Terminamos saltándonos el desayuno, pues mi primo vino a buscarnos y era hora de salir (11am) el hotel tiene servicio de bicicletas así que las tomamos y recorrimos las calles. Si algún día vienen a Rimini, no duden en recorrerlo en bici. Tiene las mejores vistas, paradas y es la manera más sencilla de verlo todo. Fuimos hasta la casa de mi primo, pasando por el centro, el arco de Augusto, puentes preciosos y una estructura tan genial que había más gente en bici y caminando que en carros. Mi primo cocinó para nosotros (y tenía cosas para cada quién de acuerdo a nuestros gustos, super lovely) y preparamos lo que haríamos ese día. 

Salimos con él y su novia hacia la playa en bici y a comprar los boletos para mañana, luego fuimos al centro y dejamos nuestro genial medio de transporte amarrado por ahí. El centro histórico de Rimini es muy lindo y pintoresco, fácil de caminar, con calles de adoquines llenas de ciclistas y gente, con muy pocas ruinas (de hecho, hay un museo con ellas pero las paredes son transparentes y puedes verlas desde afuera) y muchísimas tiendas y heladerías. Fuimos a un parque hermoso y a un puente típico que se refleja sobre un lago que hay en el parque. Mi primo iba mostrándonos que había probado, los lugares que había visitado y terminamos en una muy buena heladería con el particularmente dulce helado italiano. 

Ya estábamos un tanto cansados de caminar así que entramos a una iglesia (¡increíblemente alta!) y buscamos las bicicletas para ir al puerto. Como ya estaba bajando el sol, al llegar nos encontramos a los pescadores trayendo la mercancía del día, las aves revoloteando en el cielo de colores cambiantes y una enorme rueda girando. Recorrerlo en bici fue lo mejor, demasiado de película. Para el atardecer, mi primo y mi papá se tomaron unas cervezas y comimos mejillones en un restaurante que está suspendido sobre el mar, donde la vista del sol marchándose era bellísima. 

Al salir de allí queríamos ir al centro comercial, pero preferimos ir a buscar las maletas al hotel (mañana vamos a Venezia y las dejaríamos en casa de mi primo) lo cual terminó siendo toda una hazaña porque nos fuimos por la costa y arrancamos en la puerta 1 hasta la 88 (lo cual debo decir que es eteeeeeeerno) la playa es divertida, por cierto, no huele a mar, el aire no es pegostoso y ni siquiera suena a menos de que estés muy cerca. Al llegar al hotel dejamos las bicis, tomamos las maletas y regresamos a casa de mi primo, no sin antes esperar mil años por el bus, bajarnos en una parada siguiente a la nuestra porque cuando yo dije que era nuestra parada ya el bus iba arrancando. Así que caminamos el doble, perdimos el otro autobús (que por la hora, solo pasa una vez) y terminamos caminando hasta su casa. Con el ruido de las pesadas maletas sobre los adoquines. De noche. Con frío. Esto de que el sol se meta a las siete/ocho de la noche me descontrola, siento que tengo todo el tiempo del mundo y no es así. 

Ya eran más de las diez, así que nos regresaríamos a una zona cercana al hotel para cenar. Solo que el autobús nos pasó por en frente y nos dejó porque no estábamos en la parada y tuvimos que esperar otra hora para que uno pasara. Lo bueno fue que de tanta bici, acoso a los buses, esperas y carreras tenía un hambre atroz que me sirvió para comerme una hamburguesa de 400g con doble de queso y tocineta en un lugar tipo americano (una de las mejores hamburguesas que he comido, por cierto) 

Cuando llegamos al hotel ya era pasada de la una y el tren a Venezia sale a las siete. El chiste se cuenta solo. 

PD: Manejé tanta bicicleta (mi primo dice que fueron más de 20km) que mi entrepierna duele a horrores. Hasta sentarme me duele. 

PD2: la PD apesta. 

Bici en Rimini: http://youtu.be/GH71hdm008g

No hay comentarios:

Publicar un comentario