3 sept. 2016

Me fui - Los que se van.

23/05/2016
"Tú no puedes sentirte triste, no puedes exigir nada, no tienes derecho; tú elegiste irte, así que bien puedes estar feliz al respecto." 
Fragmento de una discusión.


Primero lo escuché en una canción. Luego presté atención a que la gente siempre hacia referencia a eso, como una división entre la especie.

Una vez que tomas la decisión de emigrar -y cuando ya eres emigrante, supongo- el mundo se separa en dos tipos de personas: los que se quedan y los que se van, es automático, ni siquiera te das cuenta que pasa hasta que un día un pensamiento te sorprende y luego ya no puedes olvidarlo.

Los que se quedan estarán feliz por ti, te felicitarán, te dirán que te irán a visitar y que aproveches esa oportunidad que no tiene cualquiera. También sufrirán un poco al saber que todavía está en su futuro lidiar con las situaciones del país y ese tipo de cosas. Pero jamás había escuchado acerca de los "derechos" que tienen, como si tuviesen el derecho odio redundar de sufrir más tu partida que tú, como si pudiesen sentirlo más profundamente solo por el hecho de que tú decidiste irte y ellos no hayan tenido una palabra al respecto. Cabe destacar que cuando escuché la frase que escribí arriba me quedé sin habla, aun intento encontrar una respuesta que sea lógica ante los oídos de los demás.

Los que se van pues estarán felices, para que decirlo, pero aunado a eso sentirán una culpa tremenda por todas las oportunidades que tendrán, las cosas que van a poder comer, las cosas que van a vivir sin ninguno de sus amigos o familiares; es una culpa tonta, pero es bastante real. También se sienten tristes, el hecho de que hayan tomado la decisión de emigrar no significa que estén completamente felices por abandonar todo lo conocido, como si eso aliviara el dolor.

Los que se van también tienen sentimientos. También extrañan. También pueden darse golpes de pecho, hacer comparaciones y lo que sea que se les ocurra.

Porque al final todo es una gran tontería, ni uno puede decirle al otro qué sentir ni el otro puede sentirse más. La verdad me sorprende la cantidad de divisiones que se busca el ser humano; sí, todos somos diferentes, pero basta con cada quien sentir y vivir lo suyo en su espacio para que el mundo comience a ser un lugar mejor.

Así que a pesar de entrar en esa categoría de Los que se van eso no me encierra dentro de las concepciones que tienes tú de eso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario