14 ene. 2011

15/01/2010 - Un año sin ti

Mis ojos de sueño se cierran, mis pensamientos me pesan como nunca antes lo habían hecho y mi alma desgarrada por tu recuerdo duele sin cesar, sin embargo sigo aquí pensando y escribiendo para ti... Es increíble como después de tanto tiempo no logre sacarte de mi mente… A pesar de todo, eres un recuerdo… Solo un recuerdo que no quiere perderse con el tiempo... Un recuerdo con un aniversario de edad… Un recuerdo en el que todavía puedo reconstruir lo precioso que te veías aquel día, ese estúpido día helado de enero 15… La memoria me da un paseo en el tiempo y me lleva a ver a tu tez blanca perfectamente enmarcada en ese cabello dorado que la bordea con sumo cuidado y ojos mágicos que me llevaron a otra dimensión en solo segundos, como si eso no fuera suficiente; tuviste el



descaro de sonreírme con esos dientes celestialmente perlados… Combinando como tu camisa azul bebe jugaba con el color de tus ojos claros como el cielo, la forma en la que me miraste y dijiste tantas cosas aun sin pronunciar una sola palabra, y esa sonrisa… Aquella sonrisa que incluso en algunas noches puedo vislumbrar entre mis sueños que se tornan en pesadillas por el hecho de recordar que no estás junto a mí, que ni siquiera te conozco y aun así me tienes vagando por las calles buscando un rostro que solo mi inestable memoria puede rehacer, juntando todo eso podría decir que estabas torturándome… 

Te he querido dejar ir, créeme que si… Liberar o bloquear tu recuerdo de manera que este quede al fondo del cajón blanco que tengo reservado para las cosas “suprimidas” de mi vida ¿Pero como luchas contra algo que se incrusto en tu mente y en tu corazón? ¿Cómo luchas contra algo que se ha vuelto tan común como mirar al cielo cada día? ¿Cómo si 
quiera saber que eres tal cual como mis pensamientos te han pintado? ¿Cómo saber si algún día te cruzaras por mi camino de nuevo? Incluso he llegado a pensar que pudiera estar volviéndome loca, que pude haber tenido una mala sinopsis en las neuronas y haya alucinado todo ¿Amando a un recuerdo? ¡Esa no soy yo! – O esa no solía ser – De no haber sido por aquel testigo que me acompañaba aquel día hermoso, esa amiga que desde entonces le he preguntado si ha sido verdad que te hayas cruzado por mis ojos mortales, ella que siempre me respondió que eras de verdad… Gracias a ella rectifico cada vez que puedo, que no voy por la calle alucinando gente… Aunque todavía no se si considerar eso bueno, porque gracias a eso es que estoy esperando algo que quizás nunca llegará, porque gracias a eso puede que me lleve la más grande desilusión que pueda cruzarse por mi corta 

existencia… Gracias a aquel 15 de Enero de hace un año, hoy en día solo puedo debatirme en múltiples preguntas ¿Sueño o pesadilla? ¿Verdad o Mentira? ¿Sera o no será? ¿Loca o Cuerda? ¡En eso se ha resumido mi vida! En malditas preguntas a las que no les puedo encontrar respuesta… Y sin embargo aquí estoy, escribiéndote aun sabiéndote que no lo leerás, hablándote aun sabiendo que no escucharas, hablándole a la gente que quiero de ti aun sabiendo que quizás no vuelvas jamás… 

He intentado odiarte ¿Sabes? Si, no te sorprendas… Me has llevado de un extremo a otro, yo no me consideraba una de esas chicas que andan enamorándose por allí a cada momento, y sin embargo ando buscándote en cada rostro que veo en la calle, yo soy – era, a este punto no sabría decir – una persona que considera al odio un sentimiento innecesario en su vida, y sin embargo lo intente contigo… Cosa que no funcionó, claro está, mientras más intentaba excluirte de mi mente, más te aparecías, mientras más intentaba odiarte, mi corazón te acogía más en cada latido… Porque eso es lo que mantiene este recuerdo vivo, mi esperanza por encontrarte y el reto que eso implica crecen cada día con mas ansiedad en mi ser… No puedo odiarte, no si siento que te amo – si, amo al recuerdo

de un chico que no conozco, patético; lo sé – no puedo olvidarte, no si el cielo está presente, no puedo borrarte de mi memoria, no si ella se aferra cada vez más a esa imagen que guarda como preciado tesoro… Mi mente “racionalmente irracional” todavía no ha logrado comprender como se puede estar tan aferrado a algo tan simple como un recuerdo ¿Cómo demonios puede ser que mi mente pueda reagrupar cada cosa de ese día sin el más mínimo esfuerzo y le cueste tanto recordar otras cosas que deberían tener más importancia? ¿Cómo es posible que recuerde el color exacto de tu camisa, jeans, cabello y tez y, por supuesto, tus ojos con tan solo cerrar los ojos?... ¿Vez lo que haces? ¡Más preguntas sin respuestas! 

He sufrido por tu ausencia – por tu existencia también –, he llorado cada día que me canso de ocultar ese sentimiento de vacío que siento desde que no estás, he reído al recordar tu sonrisa, he cantado pensando en lo que te gustaría escuchar, he vuelto loca a mucha gente en busca de tu persona, he peleado contra aquellos que no creen en tu existencia, he imaginado como sería apoyar mi oreja en tu pecho y escuchar el latido de tu corazón, tu pulgar acariciando suavemente la palma de mi

mano antes de estas entrelazarse, tu olor personal, único y particular que – si lo conociera – sería capaz de reconstruirlo sin necesidad de que estés cerca, lo sedoso que se sentiría tu cabello al pasar mis dedos por el… Incluso llegué a bautizarte, después de todo no podía andar llamándote “Niño de ojos azules” o “Ojitos de cielo” – cosa que hago – un nombre que me pareció encajar con lo que pude divisar aquel momento en el que nuestras vidas se cruzaron. Ángel. Si, dramático, lo sé ¿Pero qué puedo hacer? Juro que fue lo primero que se me vino a la mente ¿Por qué? Porque tienes cara de ángel, tan simple como eso; si algún día te llego a conocer y me dices que te llamas Federico o Juan o algún otro nombre, posiblemente sufra de un colapso nervioso-mental. Que raro yo yéndome por las ramas, volviendo al tema de tu bautizo, ¿Qué tan desquiciada puede estar una persona para buscarle nombre a alguien que no conoce? ¿Sabes que? Mejor no respondas... 

Como ya lo dije, he hecho te todo para deshacerme, desechar, olvidar, odiar, superar – llámalo como quieras – pero al parecer nada parece funcionar ¿Te podrías dignar a aparecer y decirme que no eres lo que esperaba? ¿Qué ese día le sonreías a mi amiga y no a mí? ¿Qué te burlabas de que yo tuviese clases ese día y tú no? No sé, se me acabaron de escusas y yo tan solo quiero despertar de este sueño que se ha convertido en pesadilla, quiero dormir sin el temor de soñar contigo, quiero
salir a la calle sin mirar para todos lados a ver si andas por allí, el 15 de enero quiero celebrar el cumpleaños de mi hermana en vez de recordar que ese día te vi por primera y única vez, quiero enamorarme de un chico que este allí para mi, que su toque sea real y sea más que un recuerdo lo que posea con el… Pero por sobretodo, quiero que aparezcas y me digas que no has pensado ni uno de esos 365 días en esa chica que te sonrió afuera de una tienda de teléfonos, que si me vieras otra vez ni siquiera recordarías que fue un día jueves, mucho menos de mi rostro, eso es lo que más quiero para poder disfrutar mi vida sin preocuparme por encontrarte o no… Desilusióname...Aunque, si es todo lo contrario, moriría en tus brazos al escucharte decir “Yo tampoco he podido dejar de pensar en ti”
 

Castigo. También pensé en eso, en que el destino/Dios/karma me estén castigando por todas las cosas malas que he hecho en el transcurso de mi "vida amorosa"... Sería un castigo original y justo ¿Cuántas veces yo no les he hecho cosas malas a los chicos? Si es un castigo, debería admitir que me lo tengo merecido, pero ¿Cuánto tiempo me tendrás sufriendo? ¿Cuánto crees que pueda soportar? 

Aparece o Desaparece, pero avísame que harás, yo no puedo seguir así, ya no puedo más… 


Para: Un chico que nunca lo leerá 
De: La chica que siempre lo amará 

M. A. Bravo 
15/01/2010 
2:58am 


2 comentarios:

  1. ok que bello!! amiga muy buena tu escritura!!

    ResponderEliminar
  2. Las decepciones amorosas son terribles, más cuando acaban sin explicaciones. Quizá te interese mi blog, pásate si tienes tiempo.

    http://andandosindetenerme.blogspot.com/

    Un saludo.

    ResponderEliminar