15 oct. 2011

Cosas y días que pasan...


Es increíble lo rápido que pasa el tiempo, un día eres un extraño para alguien y al siguiente eres todo en lo que puede pensar. Siempre me pareció cómico, esto de lo fácil que pueden llegar las cosas y lo mucho que nos gusta tornar difícil la situación. Perdón, lo mucho que me gusta tornar difícil la situación. Y a pesar de todo sigues allí, con esa paciencia que solo tienes para mi.

He intentado alejarme... No he podido. He intentado hacer que te alejes... No haz querido. He intentado todo lo que se me ha ocurrido para detener esto, pero en cada misión he fracasado. Y yo no soy de las que suelen fracasar.

No puedo decir que tu sonrisa me cautivó, no puedo decir que en tus ojos veo luz que ni el sol puede mostrar, no puedo decir que tu alieto es lo que me hace respirar. Pero ¿A caso eso importa? Fueron tus palabras, siempre tan presentes y dulces, fue tu presencia, siempre tan cerca, fue tu apoyo, siempre tan certero, fue tu personalidad, tan indiferente con todos menos conmigo. Fuiste tu el que hiciste que no cumpliera con mi propósito, no ninguna característica física o estética.

¿Te lo reprocho? No. ¿Me arrepiento? Un poco, tan solo un poco... Si me hubiese dado cuenta a tiempo, nada de esto estaría sucediento, pero si esto no sucediera no sería tan feliz como lo soy.
Porque, de hecho, soy feliz -no tan independiente de tu presencia, pero feliz al fin- feliz porque se que puedo contar contigo, porque se que siempre tendrás palabras de aliento para mi, porque me aceptas tal cual soy y se que jamás me pedirías que cambie. Feliz porque se que estas allí, para mi y te niegas a dejarme ir.

Son tantas charlas nocturnas, tantos buenos deseos, tanto cariño contenido, es el decirte que no te quiero esperando que sepas estoy mintiendo, son regaños bien dados, tantas canciones que me llevan hacia ti, tantos besos no dados y llantos escuchados. Son tantos recuerdos y tan pocos momentos.

Es increíble como pasa el tiempo, y por más que pase, de nada me arrepiento.

Feliz cumpleaños, tonto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario