23 oct. 2010

En la azotea...


- Has vuelto...

- Si.

- Y viniste hasta mi.

- Siempre que puedo lo hago...

- Sin embargo, te has olvidado de mi.

- Sabes que jamás te olvidaré.

- Te ves preocupada, confundida.

- Veo que no pierdes la practica, aún lees mi cara como un libro para Dummies.

- Ven - abrió sus brazos para mi, empecé a caminar hacía él - he esperado tanto por ti, quiero abrazarte y no soltarte.

- Necesito sentir que me proteges - me acomodé en sus brazos, los cuales se cerraron en mi cintura como un candado - Pero no me vayas a decir que todo estará bien.

- Jamás lo hago, a menos que sepa que es verdad.


Nos quedamos allí en silencio, miré la azotea por segunda vez en la noche, pero desde sus brazos estaba la mejor vista. El suave brillo de luna nos bañaba a nosotros y a la azotea sin muebles, ningún tipo de luz no natural estaba presente, si estuviese sola, diría que el cuarto es tétrico, pero junto a él no lo haría.

- Deja de atormentarte, las cosas cambian, la gente cambia.

- Yo no suelo hacerlo.

- Cariño, has cambiado frente a mi, no eres la misma de hace un año, ni siquiera la misma de hace un mes, por más mínimo que sea el cambio, siempre ocurre.

- No volveré a olvidarme de ti.

Silencio de nuevo, con mi nueva vida estaba segura que eso no seria algo estable y él también lo sabia... Al menos no era uno de esos silencios incómodos en los que quieres correr, sino uno que es para disfrutar de la compañía que tienes, para meditar lo que has dicho. Acomodé mi mejilla contra su pecho, al fin en casa.

- Tranquila, él estará bien.

- ¿En serio lo crees?

- Lo sé. No hiciste nada que no supiera que harías.

- Precisamente por eso, siempre es lo mismo. De una forma u otra siempre termino arruinándolo todo.

- No lo arruinas, solo quieres amoldarlo a tu forma de ser, eso no está mal del todo, a la final lo que importa es tu felicidad, tu comodidad; si los demás no se quieren apegar a esas reglas que tu estableces, no deberían figurar en tu vida.

- Eres demasiado alcahueta.

- Solo contigo.

Sonreí por inercia, si no fuera cierto no lo diría, pero el nunca me mentía. No podía.

- Te va a perdonar.

- Yo no lo haría.

- Dale tiempo.

- Yo siempre estaré.

- ¿Él lo sabe?

- No.

- Tranquila, lo olvidarás.

- ¿A él?

- No, sabes de quien hablo.

- Oh, si. Pensé que ya lo había hecho. Debí haberlo olvidado.

- Una cosa es lo que debes hacer y otra es lo que haces.

- No robes mis frases - Sonrió de esa forma tan singular que me hace dudar hasta de lo que digo.

- El punto es que si no lo has olvidado es por algo, todo olvido necesita un proceso, cierto tiempo indeterminado.

- No me agrada que sepas tanto.

- Por eso me buscas...

- Lo sé... Es extraño ¿sabes? Fue tan lindo...

- No lo es, lo que pasa es que te acostumbras demasiado rápido a las cosas.

- Me gusta sentirme así, por eso lo hago.

- Pero también lo odias, y por eso alejas a las personas ¿Sabes cuanto tiempo te tomó ser como lo eres con tus amigas? ¿Y cuanto te costó, cuanto sufriste para dejarlas entrar?

-...

- Necesitas cambiar eso, tienes que dejar entrar a la gente.

- No puedo... No quiero salir lastimada.

- Si no arriesgas no ganas... Y de que puedes, puedes.

- Entonces no quiero.

- Tienes que estar clara en que a los que dejaste entrar, algún día se puede no estar. El futuro es demasiado incierto.

- No quiero que me lastimen.

- No todos tienen esa intensión.

- Tengo miedo.

- Lo sé, todo pasa tan rápido, tantos cambios, tantas cosas. Estás en mundo nuevo y muchas cosas nuevas pasarán. Tendrás que cambiar eso que hablamos.

- A veces no te soporto.

- Solo porque te digo la verdad.

- Debería irme, ya me ha quedado claro lo que tengo que hacer.

- No intentes mentirme pequeña, si yo no puedo tu tampoco.

- Quiero irme entonces.

- Niegame que te sientes cómoda en mis brazos, alejada de la realidad, respirando mi dulce olor natural, bajo la luz de tu amiga luna, niegame que mas bien te gustaría quedarte aquí para siempre, fuera del mundo.

- No lo haré, sabrías que miento. Me iré.

- Fue un placer verte de nuevo mi niña, no te desaparezcas tanto, tu conciencia te necesita.

- Digo lo mismo... Gracias.

1 comentario:

  1. OMG! laleeeeeeeeeeee! mi nena hermosaaaaaaaaa! q buenooooooooooooooooo! LO AME TOTAL E IRREVOCABLEMENTE! (UUUUU u.u SONE MUYY BELLA ¬¬)
    FUEE MUY BUENOOOO! TE PASASTEEEE!! ES Q NO LO SUPEROOO MUY PRO MUY BUENOOOOOO!

    te amoo nenaaaaaaa! necesito verte T.T
    posdata:KIERO LEER TU LIBRO!<3<3<3

    ResponderEliminar