3 abr. 2017

Me fui - Bienvenida.

05h Dormí un poco cuando me di cuenta que no iba a amanecer – también amo los amaneceres en el cielo, por si no lo sospechaban – y me despierto cada hora para ver cuanto falta, justo antes de aterrizar el chico-que-no-me-cambió-el-asiento me dice para que me asome por la ventana y vea las bellas luces de la ciudad. Soy tan feliz.

Cuando al fin llegamos a Lisboa vuelvo a pelear con el compartimiento del avión para bajar mis cosas y corro por los pasillos tan rápido como los 16kg que llevo encima me pueden dejar. En migración hago otro show porque tengo demasiado encima e intento hacer todo rápido, lo cual me hace más desastrosa. Todo para encontrar una pantalla que dice que mi puerta de embarque la colocan a las 07h25, una hora antes de mi vuelo.

Limpia las tapas del WC
El aeropuerto de Lisboa parece un centro comercial, tiene todas las tiendas que se te puedan ocurrir y a pesar que afuera está oscuro como una boca de lobo, el aeropuerto está zumbando con energía. Ninguna una de las tiendas está cerrada. Busqué una mesa en la feria y cuando me di cuenta que no tenía con quién dejar mis cosas, me fui al baño, después de hacer mis necesidades me encuentro con dispensador de jabón para limpiar la tapa de la poceta antes de usarla. Wow, el primer mundo y sus cosas.

Contra mi sano juicio – ¿El gran peso del equipaje de mano, recuerdan? – busco wi-fi para avisar que llegué tanto a mi familia en Venezuela como a la familia de acogida, pero luego me queda 4% de batería y comienzo a buscar un enchufe.

07h25 Yep. A esta hora terminé de buscar un enchufe que no encontré, me fui a mi puerta a esperar. Intento hacer que mi FaceTime funcione pero el internet del aeropuerto no es tan bueno, termino abordando en el tiempo justo -08h40- y me quedo dormida tan pronto el avión despega. Ah, pero desperté para comer el pan más frío del mundo, obviamente.

12m Aterrizamos en Luxemburgo, el aeropuerto es pequeñísimo, pero muy hermoso, vanguardista y todo parece nuevo. Enciendo el teléfono y aviso que estoy viva y luego se apaga. Mi maleta sale más rápido de lo que espero y de repente me encuentro mirando a la puerta de salida con más nervios de los que había tenido todo el viaje ¿Realmente quieres hacer esto? Corre, corre en la dirección contraria y seguro te dejan regresar en el avión.

Quíen dijo miedo? yo

Pero obviamente no hago eso, sino que cruzo las puertas dobles que se abren con la magia del detector de movimiento y me encuentro mirando un montón de caras desconocidas. No vi a nadie. Hago un segundo reconocimiento y deparo en la pareja que tiene un cochecito de bebés, y entonces sus caras hacen clic. Sonrío y me dirijo hacia ellos lo más rápido que puedo con mis 35kg encima, están esperándome con flores y un cartel. El señor me ayuda con una maleta y siento que ya lo amo.

Momento incómodo al saludar a la señora, ella se inclinó por un beso y yo le fui a dar un abrazo y terminamos haciendo las dos cosas pero sin que resultara natural. Comienzan a hablarme en francés y mi cerebro no me decepciona; al parecer hay una parte de mí que sabe cómo responder al menos a la mitad de las cosas que ellos dicen sin haber practicado en al menos un mes. Sobre todo con la MdA (Mère d’accueille= Mamá de acogida) que habla lento y hace muchas señas, el PdA (Père d’accueille = Papá de Acogida) habla bajito y rápido. A la niña también le entiendo, lo cual es el mejor de los alivios.

Me preguntaron si quería comer y luego regresan con unos sándwich que no estaban mal, pero si pudiera no comerlos de nuevo sería genial. También llevaron unos éclairs de vainilla y chocolate que UFFF, estaban muy ricos. Hicieron preguntas sobre el vuelo, Venezuela, la distancia y si estaba emocionada. Todo en francés y yo entendí –ya me pueden dar la residencia ¿No?-. V, la niña mayor, quiere ir al baño y me elige a mí para acompañarla y eso me hace demasiado feliz por alguna razón.

Después llamaron a la MdA de la guardería para que fuera a buscar a la niña pequeña que se sentía mal, así que el PdA se fue a su trabajo y nosotras en el carro a buscar C. Supongo que la MdA piensa que no hablo mucho mientras vamos en el carro, pero la verdad es que no tengo idea de cómo decir lo que pienso o hacer preguntas o cualquier cosa y no quiero usar el inglés a menos que sea muy necesario. Soy así:

Sabes lo inteligente que soy en español?

Buscamos a C que me sonríe y se lanza a mis brazos; las niñas me han recibido muy bien. También conocí a las maestras y la guardería donde van que está a diez minutos de la casa. V, la niña mayor, se encarga de mostrarme la casa y mi habitación, ahí coloca las flores que ella misma ha elegido, luego la MdA me dice que V va a tomar una siesta y que yo puedo hacer lo mismo o desempacar. Elijo lo último y deshago maletas mientras sigo pensando en que voy a despertar en cualquier momento.

16h La madre me dice que iremos a recorrer la ciudad capital (Luxemburgo Ville), así que agarramos los cochecitos de las niñas y nos vamos hasta la parada de bus –ella quería que viera dónde es y cómo se compran los tickets y eso- empujar cochecitos me va a sacar unos brazos fabulosos. La MdA también me muestra una aplicación para el teléfono que dice el horario de los buses. Para sorpresa de nadie, el bus llega a tiempo. Ah, el primer mundo.
V
Luxembourg Ville es hermosa, no es una ciudad grande como Londres o París, pero es muy encantadora y tiene de todo. Caminamos un montón, la MdA me mostró el palacio del Duque, la Alcaldía, las plazas importantes y la oficina de turismo. También me dejó ir sola con V a comprar unos dulces. Paseamos muchísimo hasta que V dijo que quería ir a la fête y cruzamos la ciudad para llegar a la feria más grande que he visto en mi vida – según la MdA, la más grande de Europa – tal como las muestran en las películas: juegos donde disparas para conseguir premios, pescar patitos – cosa que hizo V y se ganó un micrófono con el que luego nos atormentó – montañas rusas, sillas voladoras y mucha comida que olía delicioso y se veía muy chatarra. Después que V se montara en el carrusel, su padre nos fue a buscar. Terminé entre dos sillitas de bebé en la parte de atrás de un carro mientras C lloraba y V cantaba Mon père est un fou (mi padre está loco) y nos reíamos.

Al llegar a la casa me puse a jugar con V con una pequeña pelota de golf que ella me lanzaba por la colina del estacionamiento, en una de esas me volteé y el padre la tenía cargada y dándole vueltas. Le he visto la raya del culo. No lo he mencionado, pero me he reído bastante.

Fuimos a comer y V me pidió que le picara las cosas – pasta y salchichas – para que ella comiera sola. C también lo hace sola, lo cual es sorprendente para una niña de 1.5 años, pero su madre prefiere vestirla con un delantal para que no se ensucie. El PdA tenía una cena de trabajo y no nos acompañó.

Al terminar cambiamos a las niñas y jugué un poco con ellas hasta que la madre dijo que era hora de dormir, V ha pedido que sea yo quien le lea las historias para dormir (son dos) y ha estado de acuerdo; estoy segura que la niña no entendió ni pizca de lo que leí, pero igual se quedó tranquila cuando la dejé sola en su habitación y me ha dado un beso de buenas noches.

Al bajar la madre me ha dicho que iba a hacer la compra del mercado por internet para buscarlo mañana, que si quería algo. De momento no pedí nada. También me dio las llaves de la casa y me dijo que preguntara por el abono del bus. Estoy tan cansada que me he despedido como diez veces y ella me sigue dando instrucciones. Dijo algo sobre cumpleaños, Francia, ir a esquiar y dónde está la comida de las niñas que estoy segura no voy a recordar por la mañana, pero aun así me he ido a dormir con una sonrisa.

Bueno, más bien me desmayé sobre la cama. Pero sonriendo.

PD: Me he encontrado al gato sobre mi cama, casi me muero del susto cuando apagué la luz y lo escuché maullar.

PD2: No se me olvidará cerrar la puerta jamás.

PD3: Todo cierra a las seis de la tarde. Menos los bares.

PD4: Mi MdA me dijo que esperaba más maletas de las que había llevado y me dijo que hablaba mejor francés de lo que esperaba. Casi me parto de la risa, si supiera que solo entiendo la mitad.

Canción: Dog days are over  de Florence + the machine.


1 comentario:

  1. Hola Lale!!! Estoy encantadísima con tu aventura...genial!!! quiero leer más... un fuerte abrazo, besitos!!

    ResponderEliminar