1 mar. 2017

Feliz año 2017

Faltan cinco para las doce y el año va a terminar, me voy corriendo a mi casa a abrazar a mi mamá...

Oh por mi pelaje y mis bigotes, voy tarde,
voy tarde, voy tarde!
Quizás este año me lo tomé muy literal. Pero ya llegaremos a eso. Ah, y si, es de infinita mala educación dar el feliz año a estas alturas, para que sepan es politicamente correcto hasta el último día de enero, ok? Pero bueno, pudiese llenar este post con muchas excusas, aunque prefiero llenarlo con buenos deseos para este año.

La mayoría de las personas que transitan por mis diferentes redes sociales tenían meses esperando que el 2016 terminara, tienen un odio profundo por el 2016 que yo simplemente no comparto; y sí, se llevó a muchísimos actores, pasó el Brexit, Colombia le dijo que no a la paz, no ocurrió el referéndum en Venezuela y Trump ganó como presidente de los Estados Unidos... Por no mencionar la guerra en Siria, los millones de atentados y la cantidad de desgracias del mundo.

Peeeeeero también tuvo tantas cosas buenas que para mí lo hace mejor, todo es acerca del balance no? Y qué estamos haciendo si solo nos enfocamos únicamente en las cosas malas? No, no, no. Así que a todos ustedes que esperaban que el 2016 terminara, felicitaciones, ya lo hizo, pero también lo hará el 2017 o cualquier-ciclo-que-estén-esperando-y-sea-fabulosamente-bueno.

Así que brindemos, hoy primer día de marzo, por hacer lo que esté a nuestro alcance para disfrutar de los días que pasan y dejemos de culpar a un concepto que fue creado por el hombre para tener una ilusión de control, por "la mala suerte" que tuvimos.

Este año tenía muchísimos proyectos que logré cumplir a cabalidad (o al menos un gran proyecto que incluía muchos) y recuerdo haber pedido a principios de año muchas aventuras, retos y aprendizaje. Dígamos que el 2016 me dio la dosis adecuada en cada uno de esos aspectos y se excedió en la cantidad de bendiciones que recibí. Realmente a veces basta con querer algo y trabajar por ello para que se de.

Qué quiero para el 2017? Ugh, es una pregunta difícil, realmente estoy en una de como venga viniendo, vamos viendo que ya veremos se ríe en qué termina. Dejando el existencialismo de lado...

Quiero que mis amigos se mantengan ahí, donde la distancia no los aparta de mí.
Quiero que mi familia comparta un destino seguro y con calidad de vida.
Quiero que las conjugaciones de los verbos en francés se me hagan más fácil.
Quiero viajar aun más, conocer cada rincón que pueda.
Quiero seguir sonriendo a diario y cantar por las calles sin ninguna razón.
Quiero seguir cocinando cosas deliciosas.
Quiero más sueños que alcanzar, más obstáculos que superar y despertar todos los días con una misión.
Quiero seguir mirando cada día como la oportunidad única que representa realmente y no dar por sentado la bendición que es vivirlo.

Por lo que toma tu copa y brinda conmigo por un nuevo año de experiencias, de crecimiento, de no arrepentirse; en fin, un nuevo año de lo que para ti significa la vida.

PD: Sí, fui a Venezuela en víspera de navidad para sorprender a mis seres queridos y poder darles el abrazo que se merecían con las campanadas.

PD2: Disculpen la cantidad de suelo que se ve en el vídeo, era una sorpresa y mi prima no quería ser "evidente".

No hay comentarios:

Publicar un comentario