5 ago. 2012

Adiós, 4S

V A C A C I O N E S, pero que palabra hermosa ¿No? Sobre todo después de que has pasado meses que parecían eternos esperando por ella, después de sufrir tanto en un semestre despiadado (?. No, hoy no he terminado las clases - a decir verdad, las terminé el 09/07 - pero hoy es que tengo un tiempo para realizar este post (realmente hoy es que no me ha dado flojera xD).

Verán, yo realmente estaba super ansiosa por el semestre 4, iba a ver materias completamente nuevas, iba a estar desde el comienzo y tenía ciertas cosas establecidas para este nuevo ciclo. Pero como todas las cosas que planeas, no se dio así. Quiero decir, sí, pasó todo eso, pero desde una perspectiva que no había considerado cuando estaba creando mis expectativas ¿Fue mejor? Si, de cierta forma lo fue, pues aprendí más de lo que había pensado - y no estoy hablando solo de teorías o clases ~

A ver, este semestre cursé 4 materias y, orgullosamente lo digo, aprobé todas con notas que no esperaba (para mejor*). Se suponía que en segundo semestre debía empezar a ver Inglés, pero por suerte logré inscribir la suficiencia de inglés y me salté los tres semestres que debía cursar (aunque la calificación no fue lo que esperaba). Antes de inscribirla todo el mundo decía que la suficiencia era la cosa más difícil y que era mucho mejor cursar los tres semestres. Sin embargo, después de que me cambiaran unas cuatro veces la fecha en la que la iba a presentar, me di cuenta que la gente exagera mucho, que los chismes de pasillo son solamente eso, que no debes creer en lo que te dicen y deberías hacer lo que crees.

Una de las materias que me quería sacar canas verdes fue psicometría I. Si bien creía que era una integración de la estadística a la psicología, en la primera semana las profesoras (si, veía clase con dos profesoras a la vez) se encargaron de hacernos claro que no era así, que estaban "minimamente" relacionados -aka, no hice tantos cálculos como me hubiese gustado. No es una materia que me haya gustado y que mucho menos quisiera ver otra vez (pero hay psicometría II...) Tuvimos que hacer un proyecto sobre una variable que quisiéramos (pero que no estuviese muy estudiada) sobre la cual las profesoras nos asesorarían (nos prondrían infinidades de peros) para crear un instrumento psicológico que fuera capaz de medirlo (es decir, hacer una cantidad de ítems estúpidamente grande). Entre contradicciones, clases de inmensa tensión que se encargaban de diferenciar entre tildes y acentos, de hacer que las personas pasaran penas, de molestar a la profe para que ella nos molestara, de esperar por consultas y pelear por cualquier cosas, de grupos extraños, diferentes y sorpresivos, de noches en vela, de mucha plata gastada, de buscar investigaciones que no te llevaban a ningún lado, de groseros comentarios de pasillo, de muchos complots no realizados, de palabras que solo pocos conocíamos su significado y que eran dichas únicamente para hacer sentir mal a los demás; se acabó psicometría I. Y al fin puedo dormir en paz.

¿Recuerdan la materia que suspendí en el primer semestre, esa de la cual me quejaba muchísimo del profesor y estaba negada a volver a ver una asignatura con él? Bueno, estructura social de Venezuela fue el escenario perfecto para darme cuenta cual mal estaba acerca de ese profesor (si, terminé viendo la materia con él). Esta materia fue un verdadero respiro este semestre, no solo por su forma de evaluar tan peculiar (sin parciales, pero con 4 evaluaciones que iban desde "sencillas" hasta "¿Qué demonios es esto?") sino por sus clases, que terminaban siendo más debates, conversatorios y ofrecían la verdad desde distintos puntos de vista (por no mencionar que gracias al horario que pude obtener, tenía un día libre a la semana, lo cual era como el cielo) ya que el aula estaba integrado por personas (muchas que nunca antes había visto) de diversas edades y con distintas apreciaciones de la realidad. La verdad, estructura (a la cual me referí como teoría durante todo el semestre ~) fue un "fume" extraño del cual, increíblemente, aprendí un montón.

Por último está, mi materia favorita de lo que llevo de carrera, Psicología Evolutiva que trata del desarrollo del individuo desde el momento de la concepción hasta que fallece (aunque solo revisáramos hasta la adolescencia). Verán, esta asignatura era como ver tres materias a la vez: tenía una parte teórica (dada por una profesora), una parte seminarial (?) y una parte práctica (estas dos, dictadas por otra profe). Las clases de teoría casi siempre servían como mini-consultas, todo el mundo se encargaba de preguntar por qué el primo del sobrino de la abuela de la amiga de su mamá actuaba de X o Y manera, también estaban llenas de anécdotas y observaciones, de risas y comentarios. Los seminarios usualmente resultaban divertidos, era una ocasión perfecta para meternos con Ernesto (un chico de mi grupo que nos soportó demasiado bien xD) y siempre terminábamos haciendo todo en cinco minutos porque nos distraíamos. Sin embargo, la mejor parte de Evolutiva eran las prácticas, tuvimos la oportunidad de compartir con niños de maternal, preescolar y de todos los grados de primaria; en los cuales (en todas las ocasiones) pudimos observar lo que los psicólogos de hace un par de siglos habían descrito. Era simplemente sorprendente.

Lo que si era un dolor en el trasero era hacer los reportes de las prácticas, ya que teníamos que reflejar toda la conducta del niño comparada con la teoría obligatoria de las tres clases (práctica, seminario y teoría) además de cualquier otra lectura que nos hubiese mandado la profe (que es un amor de persona y sabe un montón, btw) Ahh, por cierto, aprendí a insultar de una manera tan disfrazada que nunca se enterarían de que lo estoy haciendo (a menos de que sean psicólogos o entiendan de eso)


Como actividades extra-currilares (?) me enorgullece decir que ya conozco más de Caracas (?), que marché por mi universidad y fue una cosa cansonamente divertida, fui a congresos y eso le dio otra perspectiva a la carrera (y a mi vida), ya no suelo pasármela en tierra de nadie -cosa que, de cierta forma, me deprime-, ahora conozco la universidad de noche, colegios en ccs, que la entrada de los nuevos estudiantes no es tan divertida como dicen, ni los semestres son tan fáciles como los pintan. Conocí a un pelirrojo guapo que solía acosar (?) quizás no debí escribir eso planeamos un nuevo movimiento que nunca se llevó a cabo (¡Que viva el A12!), pasé tardes completas en la universidad y muchas veces no creí que fuera a salir de ella, hablé mucho y me divertí -a pesar de muchas cosas.

Este semestre también me sirvió para reconocer que hay amigos semestrales y otros que te acompañarán a lo largo de la carrera (y de la vida), que siempre hay gente que no te conoce pero que está dispuesta a ayudarte, que aunque no estés en un grupo con una persona eso no les impide continuar con su amistad, que no se puede estar bien con Dios y con el Diablo, que hay tiempo para todo si te sabes organizar, que la gente que te quiere te perdona, que hay brazos que siempre estarán abiertos para ti, que escapar de vez en cuando es maravilloso, que mientras más hables y discutas más aprendes, que tienes que buscar evidencia empírica a pesar de las constataciones teóricas, que no importa cuando le adviertas a una persona sobre algo ya que solo aprenderá de lo que le pase, que la universidad de noche es hermosa pero da miedo, que Caracas ofrece más de lo que muchos conocen, que la universidad no solo te enseña de materias, sino que te forma en la vida.

Agregando solo una cosa más: mil gracias a Dani, Majo, Karla, Heiling, Rosi, Nathy, Rebe & Juan por formar parte de un semestre único, de conversaciones divertidas, de situaciones incómodas & de infinito desprecio, de risas, de fotos, de trabajos y salidas, de todo < 3

No hay comentarios:

Publicar un comentario