14 feb. 2016

PejeBook - I



Hace tiempo había dicho que iba a escribir unas cuantas secciones, siendo una de ellas el "PejeBook" y pues no me parece que haya un mejor día para inaugurarla que este [[Feliz día del amor y la amistad a todos, por cierto]]

Para que entiendan más o menos la trayectoria de "Los pejelagartos" tengo que retroceder a algo así como 2009 cuando empecé a usar twitter y a leer más libros de los que podía contar, mi TimeLine se basaba más que todo en lectores de todas partes del mundo, cuentas que citaban libros y personas cool; así fue como conocí a Andreina -Mivi- Chiki, una chica de Maracaibo que compartía demasiados libros leídos y sagas conmigo por lo que lo más obvio era que empezara a traficar libros por correo con ella; obviamente, ella también tenía su propio grupo de lectores y pronto conocí a Rosa -MaChèreAmie- que vivía en Caracas y con quien compartía gustos por series [[Bueno, básicamente actores]] y quien estudiaba en mi Universidad.

Pasaron los años y mi grupo de twitteros lectores creció, hasta que éramos tantos que organicé una pijamada online donde hablaríamos de los personajes de libros y las sagas [[si, soy la clase de persona que hace esas cosas]], fue un evento internacional en que nos divertimos muchos y al año siguiente [[o algo así]] terminamos haciendo una por Skype. En ella estaba Ana -una de mis amigas del ballet a quien llevé por el buen camino de la lectura y los vampiros hermosos- y un par de personas más.

Así que, era tarde en la noche y seguíamos hablando sobre cualquier-cosa-que-se-nos-ocurriera cuando cuando Rosa dice que va a ir al baño y lo próximo que se escucha es que un grito que anuncia que hay un Pejelagarto en el baño [[Si, pejelagarto como en Monster Inc.]] lo cual trajo más gritos, pero sobre todo risas.

Ahora que lo leo así, no tiene mucho sentido que nos llamemos así; pero nuestra amistad no es acerca de que tenga sentido. Alrededor de 2013, armamos un grupo de Whatsapp con la intención de que fuera tipo "club de lectura" y quizás al principio lo fue, se volvió en burlarnos de los personajes, compartir las citas, anunciar cuando salía un libro de la saga que estábamos esperando [[cuando ya se los habías enviado al correo]], quejarnos de las adaptaciones de las películas, los actores que habían escogido y sufrir por las torturas que nos lanzaban los autores a través de sus personajes. En el grupo estaban Chiki, Rosa, Ana y conocí a Lex -is- Samuel que es una persona mega divertida y ocurrente, también quien le daba algo de testoterona al grupo.

En algún momento de todo esto llegó leo [[y los zulianos nos superaron en números]] y Ana se fue; para ese momento andaban [[yo todavía no la leía]] super encantados con una saga en específico y fue más que bienvenido al grupo.

No recuerdo exactamente en qué momentos intercambiamos números. Ni cuando comenzamos a ser amigos de Facebook. Ni siquiera estoy segura de cuando este pequeño grupo de Whatsapp se volvió una constante en mi teléfono ni cuando dejamos de hablar solo de libros. Solo sé que de un momento a otro estas cuatro personas que suelen estar a través de pantallas se han convertido en fuentes de risas y ocurrencias, en hombros para llorar, en consejeros, en apoyo incondicional en las noches para hacer tareas, en el lugar donde puedes escribir a cualquier hora porque alguien siempre se acuesta muy tarde y otro se despierta demasiado temprano, en un lugar sin juicios de valor donde puedes decir lo que quieras y siempre vas a encontrar una respuesta honesta [[no importa si esa será que estás convirtiéndote en una mujer que trabaja en la esquina por la noche o que eres la persona más grande de la habitación]], en quienes harán lo posible por hacer algo en tu cumpleaños y siempre, siempre te van a apoyar con tus proyectos, estén de acuerdo o no.

La amistad viene en todas las formas y de todas las maneras posibles, a veces de quienes te leen por un teléfono o de quien te consigue una entrada para el estreno de la película que basaron en el libro que las dos amaron; pero lo importante de ella es que esas personas sepan estar, que las sientas alrededor de ti apoyándote y protegiéndote aun cuando no estén, que sean capaces de decirte la verdad en la cara aun cuando duela, pero que también estén cuando no puedes soportar nada más sobre tus hombros. Pero no solo puedo llamarlos mis amigos, son mis personas, son Mis Pejes.

Así que sí, se ganaron una sección en mi blog donde los conocerán a través de mis ojos y verán lo ocurrentes que pueden llegar a ser. Solo espero que no nos censuren por el lenguaje soez de las conversaciones y los temas discutidos.

3 comentarios:

  1. Nunca supe cuando fue que comencé a amar mi teléfono, porque en él están ustedes, a cualquier momento y a cualquier hora, cual sea el problema, cual sea el chiste, cual sea el dolor o incluso la quote de un libro, alguno aparece, y en el resto del día aparecen los demás, no existe mejor amistad que aquella que logra vencer distancia, gustos, formas, colores e incluso a las putas [[Si, bros before hoes]] y la nuestra logra hacer eso y mucho más. Los quiero mis pejes [[Si, mardecíos, ustedes son míos y de nadie más]] <3

    ResponderEliminar
  2. Ser peje es otro nivel. Llevamos años [y una rebelión que intentó derrocar el gobierno] compartiendo, seguirá pasando el tiempo y sin importar la distancia siempre estaremos al otro lado de la pantalla. Son MIS pejes y los amodoro como a nadie.

    ResponderEliminar